lunes, 6 de mayo de 2013

Un día la suerte entró por mi ventana


Sabía que podía llorar de tristeza y de felicidad, pero esta vez he llorado por las dos cosas a la vez. Se termina la Casita de Wendy, o creo que ya podría llamarlo hogar más que casa después de estos seis meses tan intensos. No solo he aprendido sobre tejidos, siluetas, fotografía, imagen y todo aquello relacionado con la moda sino que he dejado muchos miedos por el camino, allí los abandoné junto a cada trozo de tela que cortaba. 

Además y sobre todo y ante todo he conocido a personas las cuales llevare siempre conmigo de una manera muy mágica, ya que aparecieron en mi vida a la vez que hacía realidad uno de mis sueños. Bueno... a lo que iba de las lágrimas me da mucha tristeza dejar esta etapa de mi vida atrás pero me siento afortunada por haré vivido esta experiencia. Quiero darle las gracias a Iván e Inés sobré todo por habernos empujado y animado para que luchemos por nuestro sueño... Si se puede!!! Claro que se puede... !!


Visita a la casita de la diseñadora Ana Diarte al Estudio


Aprendiendo a hacer silueta. Las que ven en la foto son de Mónica... Preciosas!!! 


Visita a un taller de serigrafía



Visita a un taller de confección


Mis compis con Inés e Iván a la hora de la merienda

2 comentarios:

  1. Qué suerte que hayas hecho el Workshop! Sabes?...casi lo hago yo también en esa misma edición, así que nos hubieramos conocido igualmente!
    Un besote,
    Priscilla

    ResponderEliminar
  2. SI.. ESTABA POR LLEGAR, Y HA SIDO TODO UN PLACER PRISCILA... UN BESITO

    ResponderEliminar

Déjanos aquí un mensaje